Libros

Relaciones de poder en la oficina

Ninguna empresa está exenta de juegos de poder: choque de personalidades, competencia por los mismos objetivos, guerras entre departamentos… Conflictos que pueden desestabilizarte por mucho que mires hacia otro lado y te concentres únicamente en tu  trabajo.

Si bien la palabra «poder» no tiene por qué llevar siempre una carga negativa, por el bien de tu empresa y de tu carrera debes aprender a reconocer esas dinámicas y reglas de poder no escritas y saber gestionarlas sin comprometer tus valores. Así conseguirás trabajar de forma productiva con todos tus compañeros, incluso con los más competitivos.

La asesoría de gestión empresarial Revelation, con sede en UK llevó a cabo un estudio en 2011 que reflejaba que el 95% de los encuestados afirmaban haberse visto afectados por la manipulación y por las intenciones ocultas de algún compañero de su lugar de trabajo.

«Seamos realistas, si te toca trabajar con auténticos cretinos, no podrás cambiar la situación por muchos consejos que recibas. Pero, si no tienes una estrategia para lidiar con ellos, puede empeorar la situación.  Puedes  controlar mucho más tu entorno de lo que imaginas»

Retos en la relación de poder con tu jefe

Estas son las principales «tipologías de jefe» y la estrategia que conviene utilizar en cada situación.

El jefe que no te deja crecer

Cuando la persona que debería guiarte y animarte en tu trabajo mantiene ocultas tus aportaciones, es evidente que no te está valorando.

Puedes mejorar el trato diario con tu jefe siendo tú quien promueva el cambio centrándote en las cosas que tienes en común con él; escuchando los consejos de algún antiguo empleado; estableciendo alianzas con las personas influyentes de la empresa y hablando abiertamente con tu jefe sobre el tema, desde un acercamiento constructivo.

El jefe que te enfrenta con tus compañeros

En muchos casos se trata de una táctica deliberada para evaluar a sus subordinados y para comprobar quién controla mejor la presión. En este supuesto, conviene establecer una serie de dinámicas  y normas básicas de trabajo que promuevan la colaboración y que creen lazos entre los compañeros.

El jefe controlador compulsivo

Pocas personas reciben la orientación que se necesita para ejercer como un buen jefe y la mayoría sufren problemas de inseguridad con sus propias competencias. Aceptarlo puede ayudar a sentirse menos frustrado. No puedes cambiar a tu jefe, ni rebelarte abiertamente,  pero tienes más poder del que crees para revertir la situación y beneficiarte de ello desarrollando tu liderazgo.

El favorito del jefe

En ocasiones, ser el favorito del jefe es algo justo, pero ¿qué ocurre cuando se da un trato de favor a un empleado normal?. En este caso es necesario construir tu propia relación, invirtiendo tiempo en conocer a tu jefe y conseguir crear una impresión positiva en él sin despertar el enfado en tus compañeros. Aprende cómo hacerlo.

 El jefe desencantado con su trabajo

Son diferentes las causas que pueden provocar esa situación en tu jefe. Sin embargo, es posible sacarle partido  y verlo como una oportunidad para apoyarle en aquellas tareas que le resulten más complicadas y que puedan compensar sus carencias, construyendo relaciones laborales constructivas con tus compañeros a la vez que cultivas tus relaciones externas en otras empresas.

Retos en la relación de poder con tus compañeros

En todas las empresas existe ese compañero competitivo, acosador, o «ladrón» del mérito ajeno. Deberás enfrentarte a ellos pero utilizando una estrategia que te ayude a evitar que las situaciones empeoren y resulten nocivas, incluso que puedas obtener un rédito positivo.

El compañero extremadamente competitivo

Las personas se vuelven demasiado competitivas por dos razones: sienten que deben luchar por recursos limitados o ven a los demás como una amenaza. Esta rivalidad puede llegar a destruir cualquier carrera laboral si no sabemos cómo hacerle frente y evitar que resulte nociva.

El compañero intimidador

Este hecho puede poner en jaque tu estabilidad mental y tu salud emocional, y por supuesto, tu rendimiento en el trabajo. Tener en cuenta las intenciones que motivan el acoso, hacer pequeñas concesiones, plantar cara de forma firme y aprender a decir no son algunas de las estrategias que se desarrollan en este apartado y que te ayudarán a cambiar esa dinámica.

En 2010 el estudio Workplace Bullying Institute mostró que el 35% de los estadounidenses había sufrido acoso en su lugar de trabajo.

Las camarillas

Si crees estar fuera del grupo «selecto» al que alaban continuamente y al que asignan los proyectos más relevantes, aprende a trabajar con ellos y a crear tus propias alianzas que te ayuden a construir una relación laboral sólida y exitosa.

El ladrón del mérito ajeno

¿Cómo vas a progresar si nadie reconoce tu trabajo?. Pon solución antes de que ocurra y aprende a manejar la situación en el caso que alguna persona, tu jefe incluido, se atribuyan el mérito de tu trabajo de manera consciente o sin darse cuenta.

Trato con un excompañero disgustado

Puede ser que a un antiguo compañero le cueste asumir un cambio de tu jerarquía. En estos casos, acostumbra a resultar complicado empatizar con él. Así pues, se te presenta el desafío de restaurar el equilibrio lo antes posible. Reajustar y revisar tus propias expectativas, hablar claro desde el principio, conseguir redirigir la negatividad y hacer partícipe a tu jefe, son algunos de los consejos que te ayudarán a solucionar la situación.

Relaciones de poder dentro de la empresa

Has de conseguir rodearte de todos aquellos recursos que permitan que tu día a día en la empresa no se convierta en un quebradero de cabeza: desde aprender a socializar con los compañeros que apenas conoces en las salidas de empresas, hasta estar preparado para crear un plan que te permita sobrevivir a la restructuración de tu empresa.

Sobrevive a las salidas de empresa

Las empresas organizan este tipo de actividades con la mejor de las intenciones, pero el auténtico desafío radica en saber cómo comportarte correctamente en estas situaciones. Aprende a encontrar una forma cómoda de participar, a concentrarte en conectar y a tomártelo como un ejercicio para el crecimiento personal.

Sobrevive a los despidos

¿Cómo podrías proteger tu carrera laboral sin sacrificar tus principios?. Consigue hacerlo manteniendo la calma, cuidando las relaciones con tus compañeros, mentalizándote y posicionándote del mejor modo posible.

Desarrolla tus capacidades

Aprende a desarrollar de forma productiva y eficaz tus capacidades en situaciones conflictivas. Intentar ser eficientes implica trabajar para solucionar los conflictos. Es una habilidad que te puede ayudar a tomar las riendas sueltas de tu carrera profesional y alcanzar tu objetivo.

Aborda los conflictos de una manera constructiva

Si bien no todos los conflictos son algo negativo y pueden ayudar a desarrollar la creatividad y el rendimiento, solo en contadas ocasiones se resuelven evitándolos o con una buena predisposición. Es por ello que conviene adoptar una estrategia para gestionarlos de forma constructiva.

Identificar el conflicto; separar las emociones de los resultados; concentrarse en el problema en lugar de en la persona; aprender a llegar a puntos de encuentro y a compartir diferentes puntos de vista y saber cuándo acudir al jefe como último recurso es adoptar una forma productiva de solucionar los conflictos que nos puede reportar muchísimos beneficios.

«De acuerdo con el estudio llevado a cabo por CPG Global en 2008, todos los trabajadores, sea cual sea su rango, se pasan 2,8 horas a la semana lidiando con conflictos improductivos, lo que genera 350 mil millones de dólares de pérdidas»

Conducir una conversación difícil

No existe una estrategia que sirva para todas y cada una de las conversaciones que plantean una situación compleja, pero sí existen algunas tácticas básicas que pueden funcionar. El proceso puede darse en dos fases:  una fase previa de preparación personal; y, la segunda, afrontando la propia conversación.

Aprender a gestionar tu propio estado de ánimo, encontrar el momento apropiado, controlar tu mensaje, hacer que la conversación fluya en ambas direcciones, concentrarse en el problema y no en las personas, aceptar tu responsabilidad, mantenerse neutral y proponer soluciones, son algunos consejos específicos que se desarrollan a lo largo de este capítulo.

«No conseguirás desarrollar tus habilidades  para mantener este tipo de     conversaciones si te alejas del problema.»

Trabajar con compañeros a los que no soportas

Puede que no te falten buenas razones por las que no te guste trabajar con algún compañero. Con o sin motivo legítimo, aprender a llevarte bien con todos y a trabajar de forma eficiente tendrá beneficios a largo plazo en tu carrera. Los expertos aconsejan comenzar por la autorreflexión, cambiar la dinámica, plantarle cara o aprender a convivir en el conflicto, manteniendo siempre una actitud positiva.

«Existen pruebas fehacientes de que nosotros, como seres humanos, somos  inconscientes de nuestros propios puntos débiles.»

Construye alianzas

Una alianza es un acto deliberado en el que puedes encontrar y nutrir una relación profesional con personas que encuentras afines a ti, con las que confías y con las que te gustaría trabajar codo con codo. Aprende a construirlas de modo proactivo.

«Los emprendedores no pueden trabajar aislados si quieren que su trabajo llegue a todos. Estas personas que innovan en su carrera deben construir una coalición con compañeros que les apoyen y escuden en su proyecto.»

 

Karen DillonKaren Dillon es autora de bestellers del New York Times How Will Y ou Measure Your Life?, y del Wall Street Journal Competing Against Luck: the Story of Innovation and Customer Choic, así como editora colaboradora de la Harvard Business Review. Experta en liderazgo, desarrollo de talento y autogestión, en 2011 Ashoka, la organización de referencia internacional en el ámbito del emprendimiento social, la nombró una de  las mujeres más influyentes e inspiradoras del mundo. Ha publicado con REM el libro “Relaciones de poder en la oficina”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *