Ninguna empresa está exenta de juegos de poder: choque de personalidades, competencia por los mismos objetivos, guerras entre departamentos… Conflictos que pueden desestabilizarte por mucho que mires hacia otro lado y te concentres únicamente en tu  trabajo. Si bien la palabra “poder” no tiene por qué llevar siempre una carga negativa, por el bien de tu empresa y de tu carrera debes aprender a reconocer esas dinámicas y reglas de poder no escritas y saber
Libros   , ,